lunes, 24 de febrero de 2014

Memorias de un amigo imaginario

Hola Amigos! Hoy les traigo un increíble libro "Memorias de un amigo imaginario de Matthew Dicks". El autor nos presenta una historia emotiva, inteligente y original cuya principal baza es la compleja naturaleza de Budo y del resto de los amigos imaginarios. Narrado en primera persona por este personajetan peculiar y dividido en capítulos cortos, la novela obliga al lector a plantearse conceptos tan complejos y universales como el momento en que un niño abandona la infancia, el poder de la imaginación o la razón de nuestra existencia.
Otro punto a favor son los personajes. Tanto los principales como los secundarios presentan suficiente complejidad como para que el lector los recuerde con facilidad y comprenda sus motivaciones al tomar las decisiones. Así, Budo, y Max a través de los ojos del chico imaginario, son los más interesantes, pero ni los padres del niño, ni sus profesoras, ni tampoco los otros amigos imaginarios que se cruzan en la historia se quedan atrás.
Si bien la premisa es enormemente original y está llevada a la práctica con bastante destreza, la historia resulta demasiado larga y puede hacerse algo pesada. Esto se debe a que la trama principal, el conflicto de la novela, no arranca hasta casi la mitad del libro, por lo que, el resto del tiempo, la única razón por la que el lector sigue adelante es la peculiar voz de Budo y su especial relación con Max.
En definitiva, Memorias de un amigo imaginario es una novela perfecta para quienes quieran disfrutar de una historia melancólica e inocente. Una historia cuyo universo, poco a poco, dejará de parecer imaginario y se irá volviendo a cada página más y más real...



MEMORIAS DE UN AMIGO IMAGINARIO

Budo no es un niño corriente. Es curioso, inteligente, valiente y divertido; le encanta ir al colegio con Max, escuchar las lecciones de la señorita Gosk y descubrir nuevos lugares en los que investigar. Pero Budo también es capaz de atravesar paredes, estar enfrente de una multitud de personas y ser completamente imperceptible, e incluso permanecer vivo sin haber comido ni bebido en toda su vida. Y es que, como ya se ha dicho, Budo no es un niño corriente: es un amigo imaginario, surgido de la mente de Max.
Como todos los amigos imaginarios del mundo, Budo estará en la tierra siempre que Max siga creyendo en él; por eso mismo, sabe que su tiempo se está agotando, pues tarde o tembrano Max crecerá, se olvidará de él y entonces desaparecerá, como tantos otros antes que él. Hasta entonces, lo único que puede hacer es permanecer a su lado, ayudar a Max a comprender la realidad, que tan complicada le resulta a veces, y buscar la manera de existir para siempre. Sin embargo, el orden de sus prioridades cambia radicalmente cuando Max se encuentra en peligro y comprende que él es el único que puede salvarle.


Enlace de DESCARGA:



¡GRACIAS POR LEERNOS!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario